UNIÓN MÉDICA NACIONAL

¡EL SALARIO DE LOS MÉDICOS ES JUSTO Y CONFORME A DERECHO!

Las publicaciones en relación con el salario de los médicos son una “cortina de humo” para tapar la crisis de la Caja Costarricense de Seguro Social.  No vamos a permitir más que ensucien nuestra profesión y nuestro ingreso.

No se dejen engañar.  No vamos a permitir que algunos inescrupulosos con intenciones politiqueras y deseos de figurar utilicen nuestra noble profesión para hacer campaña y de esta forma “reservar” alguna curul o algún otro puestito político.

La Caja “no gasta” en salarios sino que invierte en éstos debido a la responsabilidad social, carga académica y a la consecuencia del error al que están expuestos todos los médicos.  Quizás sólo algunos miopes o ignorantes se dejan decir que nuestro gremio ha logrado “beneficios” sin haber hecho nada, cuando en realidad gracias a nuestra labor la Caja Costarricense de Seguro Social mantiene índices de salud que envidian muchos países desarrollados.  Lo cierto es que los médicos generamos diez millones de consultas al año en consulta externa, más de 300.000 pacientes internados, 48 millones de órdenes de laboratorio, 71 millones de recetas, solicitar e interpretar más de 1,5 de estudios radiológicos y realizar cerca de 170.000 cirugías. 200 mil egresos,

En este sentido, aparece en la prensa alguien que dice que no “movemos ni un dedo” para obtener aumentos, pero seguramente desconoce que cuando atendemos a nuestros pacientes ponemos en funcionamiento todo nuestro cerebro, nuestro cuerpo, capacidad, inteligencia y pericia para realizar cirugías altamente complejas, como las de trasplante de corazón, trasplante de hígado, cirugías ginecobstétricas delicadasy un sinfín de operaciones y procedimientos que solo los médicos podemos realizar.

Estas cirugías las realizamos con nuestras manos, nuestra preparación, nuestra inteligencia y nuestra experiencia.

Todo lo anterior justifica sobradamente nuestro salario, el cual está debidamente regulado en una Ley de la República, de modo tal que no obedece a caprichos o a intereses mezquinos, sino que se fundamenta en el reconocimiento de nuestra profesión y al riesgo de asumir la misma en condiciones que por lo general no son las idóneas por culpa de la Caja.

Lamentamos que algún sector de la prensa desnaturalice las informaciones y de a entender que nuestro salario no es justo o acorde con nuestra profesión.  Estas noticias NO ayudan en nada a controlar y atacar la verdadera crisis que vive la Caja.  Por otro lado, aparecen ciertos dirigentes sindicales que ayunos de ideas, creatividad y conocimiento se aprovechan de las circunstancias y montan un circo a costa de nuestro salario y profesión, olvidando por completo que su verdadera lucha está al lado de las clases sociales que representan o deberían representar.  Ya hemos dicho que no es atacando otros gremios o trabajadores que lograrán obtener sus propias conquistas.  De nuestra parte los invitamos a reflexionar y sí no conocen el trabajo que hacen los médicos, podemos acompañarlos a cualquier servicio de emergencias, la mayoría de estos colapsados y con infraestructura deficiente, a los salones de hospitalización, a las salas de cirugía para que comprendan el por qué la Caja invierte en nuestro salario.

Censuramos que se pretenda dar a entender que nuestro salario es elevado o que éste motivó la crisis de la Caja, cuando ya se conoce públicamente que los Informes de la Defensoría de los Habitantes y de la Asamblea Legislativa señalan claramente que la crisis de la Caja obedece a serias debilidades administrativas, faltas de control y gestión dentro de la institución, factores TODOS que escapan al quehacer médico.

Sí hay crisis, pero es por la falta de Médicos, recortes presupuestarios arbitrarios y endeudamientos que TERMINAN POR POSTRAR más nuestra querida Seguridad Social.  ¿Por qué la Caja no recorta plazas administrativas que NO tienen nada que ver con la atención directa al paciente; por qué no revisan el salario de sus Gerentes y demás funcionarios de Alto Nivel que no ATIENDEN EMERGENCIAS MÉDICAS?

 

¡Sin Médicos no hay Salud!


¡Defendamos nuestro Salario!