Lo que Balmaceda no le dijo a La Nación

Respuesta a la Señora Ileana Balmaceda Arias, Presidenta de la Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social

El día 18/12/11 aparece publicada una amplia entrevista a la señora Balmaceda sobre distintos tópicos que atañen a la CCSS, de ella se puede extraer de alguna forma el porqué esta emblemática Institución está atravesando una de las peores crisis y el porqué pretenden algunos soslayar su responsabilidad. Por lo anterior, es URGENTE aclarar una vez más algunos datos para que el País siga en el proceso de enterarse cuál es la realidad de lo que ha estado sucediendo con la CCSS.

Para empezar, en las primeras tres preguntas tergiversalas respuestas y denota una inseguridad en las mismas, como queriendo sortear la verdad, a lo que ella contestase le responde: La Institución viene mal desde hace años,no es sólo en este año 2011, que fue cuando losSindicatos pusimos el dedo en la llaga al hacer el primer movimiento de protesta y reivindicación del 2011,movimiento que tuvo como principal  motivo y éxito el  que las autoridades de la Caja aceptaran de una vez por todasante el País, la grave   crisis en que se encuentra la Institución y ésta desde luego NO fue provocada por sus trabajadores. Lo cierto del caso es que desde hace unos siete años se vienen dando recortes presupuestarios muy importantes y es una regla que a partir del mes de octubrede cada año nos dicen, desde las oficinas centrales, que muchos gastos del año fiscal que termina se deben cargar al presupuesto del año que sigue. Sí admite Doña Ileana que la gerencia administrativa venía haciendo advertencias de la mala  situación financiera …pero la pregunta es? Que han hecho? ¿En cuántas administraciones,  incluidas ésta, sucedió eso? Por otro lado, entidades técnicas tan fundamentales para elfuncionamiento de  la CCSS, como el Comité Central de Farmacoterapia, desde hace años han venido llamando la atención a los niveles superiores de la administración encuanto al excesivo incremento y encarecimiento de los tratamientos, se opusieron a vacunas que no tenían una justificación científica adecuada y que eran muy caras como la vacuna del neumococo y aun así, las introdujerona pesar de cómo están las finanzas de la Caja, además es urgente investigar esto a fondo. Se han hecho advertencias de que hay que hacer una revisión a conciencia de la ley Constitutiva de la Caja para darle a todos lo que se pueda en forma equitativa y justa, de acuerdo a lo cotizado y a lo que permite la realidad económica del País y para poder cobrarle a los evasores con leyes más fuertes; pero sólo han habido oídos sordos por parte de los políticos, gerentes y juntas de turno.  ¡Tal parece que la solidaridad y la seguridad social les importa poco!

En cuanto a las “costritas” no es lo que ella dice, son sin lugar a dudas: la intromisión política que  viene desde hace años con leyes como el 4-3 que han permitido poner juntas directivas y grupos gerenciales anti CCSS, deshonestas, sin real interés en la Seguridad Social, sin visión a corto, mediano y largo plazo, con segundas intenciones como desmantelar la Seguridad Social para así favorecer a grupos económicos interesados en comerse el pastel económico que es la CCSS sin importarles para nada la población que depende de la misma; el empleo desmedido y sin justificación de gente que no tiene que ver en nada  con la atención directa del usuario; el imponer labores administrativas y papeleos sin importancia a los que atienden al usuario en forma directa quitándole tiempo valioso que se podría ganar en ver más y mejor a los asegurados; el posponer decisiones, y tomar solucione urgentes, necesarias y definitivas pero que le quitarían votos a los políticos; la corrupción en las altas esferas de la Institución demostrada por los casos Fischel, Alcatel, de las bodegas, los medicamentos, la adjudicación de casas, edificios nuevos que han sido recibidos por la Caja y que no son funcionales, mal hechos y son deficientes en su estructura, infinidad de camillas en pasillos, quirófanos en mal estado, cirugías a tres y cuatro años plazo, faltante serio y crítico de médicos especialistas y generales, altos salarios (sin guardias) de Gerentes y otros asesores, procesosadministrativos disciplinarios costosísimos y sin resultados claros, juicios en los que la Caja no concilia –a pesar de perderlos todos- y se ve afectada. Las “costritas”no son los empleados en general de la Institución y mucho menos el cuerpo médico que trabaja en ella con gran esfuerzo, sacrificio, honradez, disciplina académica y de alta calidad científica y profesional; Doña Ileana, veladamente de nuevo, afirma que los culpables de la crisis son los trabajadores porque hacen tiempo extraordinario en la Institución.Falacia más grande, nada más alejado de la realidad: el tiempo extraordinario de toda la Institución -que se paga para cubrir el 60% de todoel tiempo de la atención: noches, domingos, feriados etc.-representa sólo el 5.75% de todo el presupuesto de la Caja y el que corresponde al que hacen los médicos essólo el 2.91% que incluye guardias médicas, disponibilidades, guardias de residentes y tiempo extra.Hace años (más de 20 años) hay un divorcio entre las necesidades de las unidades que prestan la atención directa al asegurado y los cuerpos  gerenciales con las diferentes juntas directivas que han pasado por la CCSS y en la actualidad eso es más cierto que nunca.  Cuando será que los GERENTES y miembros de Junta Directiva los veamos caminar por los pasillos de nuestros Hospitales, cuando los veremos entrar a un quirófano para que “admiren” su estado estructural y las verdaderas condiciones en las que operamos…!!

De nuevo en la entrevista se ve ese deseo de confrontar, tergiversar y soslayar LA VERDAD, tal parece que la señora Presidenta “vivió otra huelga o estaba en otra Costa Rica” cuando hace lectura de los hechos y de la realidad de la recién pasada huelga médica. Se refiere en forma despectiva a la actitud valiente y decidida, que por culpa de ella y las otras autoridades intransigentes de la Institución, tuvo que asumir en extremis la  totalidad  delos médicos  que laboran en la CCSS, al noreconocérseles lo que la misma Junta Directiva de la Caja ya había honrado con su firma en el año 2004  y luego undocumento firmado de previo con los anestesiólogos  y la Gerencia Médica desde el año 2010 en que se les iba a dar las vacaciones profilácticas,demostrando con esa actitud la presidenta de la junta directiva la falta de respeto, consideración, tacto, sentido común y sí prepotencia tratando de demostrar que ella puede dominar a los trabajadores. La huelga como lo pregunta el entrevistador fue culpa de las autoridades de la CCSS por su falta de sentido común  y tacto…nada más vean el “Acuerdo Laboral” que dio por finalizada la protesta, eso lo hubiéramos finiquitado en 24 horas sí las autoridades hubieran tenido la voluntad para hacerlo.  Por cierto, esas gabachas blancas señora Ileana, la inmensa mayoría de los Médicos que laboran para la Caja la llevan con honor,prestigio, dignidad y honradez y son el ESTANDARTE para recuperar esta SEGURIDAD SOCIAL robada por otros.  Es claro que usted ya no anda en gabacha, eso es claro y ahora tiene otra responsabilidad mayor, entonces porque NO DEJA de buscar fantasmas entre los trabajadores y procura sanear de verdad las finanzas de la Caja, sí esas que se estudian muy cerquita de su oficina y nosotros mientras tanto, continuaremos atendiendo a nuestros pacientes.

La ida de los Médicos de la Caja a huelga fue una respuesta espontánea y desde el alma del cuerpo médico nacional a una condición de  avasallamiento, irrespeto, de cargarnos con una culpabilidad de otros y hacernos ver como los chivos expiatorios en la situación de crisis de la CCSS y además un reforzamiento de nuestra consciencia  de siempre que el cuerpo médico tiene que defender la Seguridad Social ante los que la quieren destruir desde adentro y afuera y que de ahora en adelante no nos quedaremos callados ante las irregularidades que se den, cosa que no hacíamos por una mal entendida solidaridad con la Institución. Ésta última condición tampoco la leyeron las autoridades de la CCSS y en ningún momento hicieron nada para hacerle ver a la opinión pública lo contrario, más bien se quedaron callados.  ¡Entiendan, ahora más que nunca no callaremos las injusticias y las condiciones de trabajo…el paciente tiene derecho y dignidad y por él lucharemos para rescatar a la Caja!

Y definitivamente la huelga la ganaron los asegurados y  todo el País ya que a la luz del movimiento tomaron más consciencia de lo que pasa en los quirófanos, las pésimas condiciones en que se desarrolla el acto médico en general y en  que se les obliga a trabajar a los médicos y en general, a todos los trabajadores de la CCSS con los peligros consecuentes para los asegurados. Y la ganó elcuerpo médico nacional ya que logró que se respeten las Normas firmadas en el 2004, y se logró las justasvacaciones profilácticas para absolutamente todos los anestesiólogos nacionales  como se quería.  ¡Entiendan, esas Vacaciones ya habían sido reconocidas por la Junta de la Caja desde el año 2004!. La ganó el cuerpo médico nacional  que salió fortalecido en cuanto a  la consciencia de su papel en la Seguridad Social, de su rol sindical, en su dignidad, y en la Unión Médica.

El tiempo extraordinario y específicamente las guardias no son pluses salariales, no son condiciones que se dan en la Institución a decisión ni a exigencia de los trabajadores y menos de los médicos. Los médicos hacemos guardias, disponibilidades y tiempo extraordinario en razón exclusiva de cubrir las necesidades que tiene la Institución para atender las condiciones de salud de los asegurados (emergencias, hospitalizados, disminuir filas de espera etc.) en el tiempo fuera de la jornada ordinaria; la falta en diferentes perfiles laborales especialmente en los profesionales y más en el médico es la razón primordial de las guardias y culpa de las Autoridades de la Caja. Por lo tanto, por ética atenderemos todo el tiempo que sea necesario,sacrificándonos en todos los sentidos para atender al asegurado 7x 24horas. El pago por guardias a los médicos  es tan justo como lo es, y está escrito en la legislación, para todos trabajadores del País; si no fuera así ya la Institución habría denunciado ante el ministerio público al que se hubiera robado un cinco y eso no ha sucedido porque lo ganado ha sido porque se laboró, se salvó vidas humanas y se recuperó la salud.

Por otro lado, gestionar un hospital no es tarea fácil para un director médico y más cuando nunca ha habido desconcentración, los presupuestos son recortados en oficinas centrales en 3 y 4 meses desde el inicio del año fiscal, no se dan las plazas técnicas adecuadas para llenar la demanda de los usuarios, cuando más del 70% de los equipos y activos médicos ya sobrepasaron con mucho la vida útil , no se hacen las obras de infraestructura necesarias y un ejemplo más que CLAROen este sentido, es el hecho que  un hospital perdió 200 camas en un incendio hace 6 años  y no se ha repuesto esa capacidad ni las estructuras perdidas. Sin embargo, paradójicamente, ese centro es en la actualidad  el centro médico más complejo, eficiente, y recuperó la producción.

Lo que no dijo la señora Balmaceda en toda la entrevista,  que nos quedamos esperando y probablemente por ello renunció la Dra. María Luisa Ávila (ex ministra de salud) y fueron las desavenencias, es que la CCSS y la seguridad social  necesitan una restructuración total desde su ley constitutiva y otras leyes. La problemática actual de la Seguridad Social de Costa Rica es un problema del País, sola por sí  misma la CCSS desde adentro, como lo están tratando de hacer, no la podrá resolver. Hay que convocar a todos los sectores que tienen que ver con la Seguridad Social: sindicatos internos y externos a la Caja, sector patronal, sector solidarista, cooperativas, partidos políticos, iglesias, etc. y que  las conclusiones que salgan y se aprueben en ese gran foro nacional sean de un patriótico acatamiento  obligatorio por parte de todos y se conviertan en leyes aprobadas que haga de esa reingeniería un hecho real. Pero esto debió hacerse  ayer, las 81 recomendaciones de los “expertos” y  el dictamen de la OPS debieron haber sido  utilizados como un punto de partida y de convocatoria por parte de la junta directiva y la presidencia de la República. Pero la señora Balmaceda, la junta directiva y el gobierno no tienen esa visión, en vez de ello empezaron echar culpas a los mayores inocentes: los trabajadores de la CCSS, no hicieron un mea culpa como parte de los que han gobernado por mucho tiempo este País. No saben que en una empresa en crisis el único activo que la puede sacar adelante es su recurso humano, así que dejen de volarles garrote, dejen de amenazar, dejen de echarnos la culpa y más bien, si su verdadera intención es sacar adelante esta grandiosa Institución, convoque a todos los trabajadores para que en una verdadera concertación patriótica  pro CCSS la saquemos adelante en un marco de sacrificio, honestidad, labor y  respeto a los trabajadores en su dignidad y condiciones de trabajo.

 

Firma responsable: Dr. Andrés Castillo Saborío

Cédula: 1-0550-0428