Recortes en CCSS ponen en riesgo su salud

La UMN denunció este domingo, una vez, más cómo el recorte presupuestario afectará la atención al paciente.


Campo pagado en La Nación del 12 de febrero

El recorte presupuestario en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) afectará seriamente los servicios médicos. En diferentes centros como los hospitales de Heredia, Grecia, Liberia, Limón y Pérez Zeledón, entro otros, ya se empiezan a sufrir las consecuencias, razón por la cual una cantidad significativa de médicos y demás personal de la salud no podrán laborar más el tiempo extraordinario, las guardias y disponibilidades médicas.

Dicha situación impactará, sobre todo, la atención a los pacientes más delicados.

Para agudizar aún más la crisis, la semana pasada Caja nos sorprendió al endeudarse por un monto de ¢35.000 millones para obtener dinero en efectivo y a un interés todavía desconocido. Antes la "crisis" no quería aceptarse, pero ahora se ventila por todo lado y algunas autoridades ni el Gobierno reaccionan.

Informaciones recientes revelan que la crisis no es por los salarios de los trabajadores de la salud como en un principio se quiso insinuar, sino por las debilidades administrativas y falta de control de la institución.

Ejemplos sobran, pero llama la atención que "Lotes de reactivos para laboratorio, vacunas y otros medicamentos, valorados en casi ¢3.000 millones, desaparecieron de las bodegas de la Caja"; por otro lado, la falta de plazas médicas, infraestructura, equipos médicos, medicamentos y camas, cada vez se acentúa más.

Señores asegurados y usuarios de los servicios médicos, ustedes saben que la Caja no tiene la cantidad suficiente de médicos generales y especialistas para cubrir las 24 horas como lo ordena la Constitución Política. Ustedes conocen, muy bien, que los servicios de emergencias están colapsados y los atrasos en la atención son cada vez más evidentes, y ni qué decir de las largas filas que se hacen en los EBAIS.

No nos engañemos más. No podemos tolerar que sea el paciente el que sufra las consecuencias por la falta de planificación y voluntad política. Esta crisis no la debe pagar el pueblo y mucho menos el personal de la salud que tanto se sacrifica en su labor. Sí hay crisis, pero es por la falta de médicos, y por recortes presupuestarios arbitrarios y endeudamientos que terminan por afectar a nuestra seguridad social. ¿Qué pretenden con esto las autoridades de la CCSS?

¿Por qué la Caja no recorta plazas administrativas que no tienen relación con la atención directa al paciente? ¿Por qué no revisan el salario de sus gerentes y demás funcionarios de alto nivel que no atienden emergencias médicas ?