El deterioro de los hospitales

La CCSS aumentó significativamente el número de empleados en los  últimos años. (Foto con fines ilustrativos).

Publicado por la UMN el domingo 13 de enero en La Nación

Mientras autoridades superiores de la institución anuncian con bombos y platillos que finalizan el año con números en azul y no en rojo, vemos cómo se cierran consultas vespertinas, se pretende la eliminación de EBAIS en regiones con difícil acceso y se deterioran los hospitales, debido a un mantenimiento inadecuado y por falta de contenido presupuestario.

Así lo reconoció públicamente la Gerente de Infraestructura y Tecnología, arquitecta Gabriela Murillo Jenkins, la que, con el fin de buscar una justificación-- pues desde hace 12 años está al frente de la Gerencia de Infraestructura--  trata de endilgarle la responsabilidad a los directores y administradores, al aducir que los presupuestos raquíticos son utilizados para pagar la atención de los pacientes después de las 4 p.m., como si tal atención no fuera la razón de ser de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

¿Será que el objetivo de las autoridades superiores es ahorrar dinero a costa de la atención de los usuarios, reduciendo los horarios de consultas vespertinas, cerrando EBAIS y brindando atención en hospitales en pésimas condiciones sanitarias? Con lo cual exponen a la población y a sus trabajadores a riesgos, que, desde hace varios años, el cuerpo médico y la Unión Médica Nacional (UMN) vienen denunciando.

Los hospitales deben producir salud y no daño, por lo que exigimos a la Caja realizar una evaluación de la infraestructura no solo de hospitales, sino de todas las unidades de salud del país y se ordene la mejora inmediata, con el fin de evitar que tanto la población que acude a diario, como los funcionarios que laboran en ellas, esté expuesta a riesgos.

Mientras la infraestructura sanitaria se deteriora por falta de un adecuado mantenimiento, la CCSS gasta millonarias sumas de dinero en alquiler de edificios para ubicar a los miles de funcionarios de oficinas centrales que fueron nombrados en los últimos años, gracias a la complacencia de los políticos y quienes vinieron a engrosar la planilla de la institución.

Para justificar tal proceder, la Caja lanza de nuevo una cortina de humo tratando de responsabilizar a los médicos por el pago que se les hace por la  atención de los pacientes después de las 4 p.m.

Este nuevo ataque contra el cuerpo médico ha generado que los médicos analicen, de manera muy seria, gracias al derecho que los asiste, la posibilidad de suspender la jornada de trabajo extraordinario, que a “criterio” de  las altas autoridades de la CCSS  lastima la salud financiera de la Caja. En realidad, esa labor extraordinaria responde a una necesidad de atender a los pacientes durante las 24 horas del día, para no exponerlos a un deterioro de su salud o a la pérdida de su vida.

Como sindicato responsable, en la Unión Médica Nacional defendemos los derechos no solo de nuestros agremiados, sino también los de los asegurados, quienes son la razón de ser de la Caja.

En ese sentido, exigimos al Ministerio de Salud que realice una evaluación de los hospitales para verificar si cumplen con los requisitos sanitarios para estar habilitados, y, de no ser así, que procedan a ordenar las medidas administrativas correspondientes, de acuerdo con sus potestades.

De igual manera, pedimos al Ministerio Público que investigue, de acuerdo con su competencia, las causas de ese deterioro en la infraestructura, que atenta contra el sagrado derecho a la salud de los costarricenses.

 

FIRMA RESPONSABLE

Dr. Edwin Solano Alfaro

Presidente de Unión Médica Nacional

Céd: 1-0413-0490